Grúas de baño para piscinas: Mantenimiento y uso

En esta calurosa época de verano a todos nos apetece darnos un buen chapuzón, pero los que contamos con personas mayores, discapacitadas o con movilidad reducida queremos que ellos también puedan refrescarse a pesar de sus dificultades. La mejor solución para paliar las dificultades que se le presentan a este tipo de personas son las grúas de baño para piscinas, pero ¿Qué son? ¿Cómo se utilizan y se mantienen? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las grúas de baño para piscinas?

Las grúas de baño para piscinas consisten en una estructura mecánica que permite a personas mayores, con movilidad reducida o con alguna discapacidad, disfrutar de un rato en una piscina, ya sean piscinas normales o piscinas terapéuticas. 

Existen distintos tipos de grúas de baño para piscinas, por lo que hay que escoger la que mejor se adapte al espacio y la persona que lo va a utilizar.

Tipos de grúas de baño para piscinas

Según la movilidad de la grúa para piscina encontramos:

  • Fija: Como su nombre indica, este tipo de grúa de piscina permanece instalado en el vaso de la piscina y puede ser accionado fácilmente, sumergiendo de manera deseada a la persona de movilidad reducida.
  • Extraíble: Este tipo de grúa de piscina es semipermanente, es decir, podemos dejarla instalada durante un tiempo y, en las temporadas que se desee, quitarla y guardarla fácilmente.
  • Móviles: Las grúas móviles permiten ser desplazadas con facilidad y se pueden colocar en el sitio deseado de la piscina, para ello, el discapacitado necesitará una persona que le ayude.

Ventajas de las grúas para piscinas

Las grúas de baño para piscinas cuentan con una serie de ventajas y comodidades para la persona de movilidad reducida ¿Quieres saber cuáles son?

  • Fácil instalación: ya que no necesitan de obras para ser instaladas.
  • Mantenimiento sencillo: como verás en uno de los apartados siguientes, este tipo de grúas apenas necesitan mantenimiento.
  • Fácil de manejar: en los modelos portátiles, gracias a las ruedas que llevan implementadas las grúas de piscina, son muy fáciles de trasladar.
  • Acceso seguro: gracias a que este tipo de mecanismos están adaptados a personas con movilidad reducida, garantiza su seguridad y disfrute.
  • Coste bajo: existe un amplio rango de grúas de piscina, algunas serán más costosas y otras menos, pero suelen ser muy rentables ya que los servicios que presta son ideales para cubrir las necesidades del cliente.
  • Uso autónomo: el diseño de estas grúas está pensado para que personas en sillas de ruedas puedan manejarla con facilidad.

Uso de las grúas de baño en piscinas

Cada grúa de piscina tiene su propio modo de uso, pero en este apartado hablaremos del uso más común y general de este tipo de mecanismos.

grúa de baño para piscina

En primer lugar, se debe desbloquear la grúa de piscina, ya que por seguridad contará con un mecanismo de bloqueo. A continuación, se coloca a la persona que vaya a utilizar la grúa para piscina en el asiento de manera que se encuentre cómoda y segura.

Además, antes de seguir debe comprobar que el recorrido de acción del elevador esté libre de acceso para garantizar la seguridad de todos. Seguidamente, sumergimos el elevador con el usuario en la piscina para que pueda empezar su baño.

Para sacar a la persona con movilidad reducida de la piscina debemos seguir el mismo procedimiento pero de manera invertida. Aún así, cuando se haga con una grúa de baño para piscinas asegúrese de leer las instrucciones, ya que, como hemos indicado, cada elevador cuenta con sus propias características.

Mantenimiento de las grúas de baño en piscinas

Para asegurarnos de que la grúa de piscina tenga una vida más larga y útil debemos encargarnos tanto del mantenimiento de la propia grúa como de las baterías

El mantenimiento básico de las baterías es muy sencillo, hay que tener en cuenta que el cargador de estas deben estar guardados en un lugar seco, lejos de cualquier riesgo de mojarse, sino dejaría de funcionar. 

Además, para que duren más las baterías, recomendamos que se carguen algo antes de que se agoten, esto suele suceder entre los 15-20 usos de la grúa.

Por otro lado, en las temporadas que no se vaya a utilizar la grúa de baño, hay que recargar las baterías una vez al mes, aunque no se vaya a utilizar.

Limpieza de las grúas para piscina

La limpieza de las grúas para piscinas no tiene nada de complicado, pero es importante llevarla a cabo para la conservación y la evitación de problemas en el uso de la misma. 

La limpieza que se debe llevar a cabo se puede hacer igual que como la limpieza de artículos de jardín, es decir, sin ningún tipo de producto o procedimiento especial. Pero, el agua de la piscina, al contener ciertos elementos como cloro y suciedad entre otros, la grúa de piscina se queda impregnada de esas impurezas, las cuáles se deben eliminar.


Si necesitas asesoramiento o estás decidido a conseguir ya tu grúa de baño para piscinas debes saber que puedes contar con nosotros. ¡Contáctanos y te serviremos!